Aquí, el “mágico” doble suelo

Share Button

Descubrirá con el tiempo, sobre todo si es capaz de hacer lo que le vengo proponiendo en relación a considerar las pautas chartistas clásicas como un mero ejercicio de desarrollo de tendencias, que todas las estructuras son la misma cosa. Podríamos hablar, y hacer justicia, de formaciones de vuelta. A secas, sin nada más que añadir. Pero como no ha sido hecho así, y usted se va a encontrar lo que se va a encontrar -también leyéndome a mí-, vamos a seguir viéndolas una a una. No perdamos sin embargo de vista que son variaciones de la misma cosa.

doblesueloidealA la derecha la figura “ideal” que podríamos dibujar para intuir cómo es, gráficamente, la formación técnica de cambio de tendencia conocida como doble suelo o doble mínimo. Los mínimos y máximos decrecen hasta que se produce un movimiento lateral que dará paso a una resolución alcista una vez cruzada la última zona de máximos decrecientes relevante para el proceso vendedor. Es en ese momento cuando podemos hablar de doble suelo, no antes. Dos contactos en una misma zona de resistencia no son un doble suelo… ¿No se da cuenta de que en tal caso tendríamos un doble suelo sobre cada nivel de soporte marcado previamente? Pues se hinchará de ver planteada la idea de doble suelo en el punto donde la línea roja empieza a convertirse en azul. ¡Y tan panchos!

 

 Puede verse como durante cierto tiempo la secuencia de mínimos y máximos decrecientes es constante. Luego se entrará en una época de lateralidad. Llegará un momento en que esta reflexión entre la continuidad bajista y la vuelta alcista finalizará con la victoria del lado alcista de la tendencia por la ruptura de la zona de último máximo decreciente relevante en lo que es ya un proceso comprador que, normalmente, desplegará mínimos y máximos decrecientes llegada la hora.

Esto es lo realmente importante, esto es lo único que sucede, simplemente se da un cambio en las convicciones del mercado, expresada primero en el discurso del precio por continuos mínimos y máximos descendentes primero, por falta de capacidad en las fuerzas del mercado de generar tendencia alcista o bajista después, y por la victoria final de los compradores con la ruptura de línea de la línea de cuello de la formación.

Ver la pauta así, como lo hemos hecho ya con el cabeza y hombros invertido, como una cuestión física que refleja el cambio de mentalidad en el mercado bajista: la tendencia vendedora intenta continuar tras un fuerte rebote, pero si en la pauta de cabeza y hombros invertido el intento fracasa antes de que los precios regresen a la zona de mínimo previo, en el doble suelo se fracasa en la zona de los mínimo previo. Físicamente, no hay muchos modos más en que pueda agotarse una tendencia.

doblesuelo

Como sucede en el cabeza y hombros invertido, esta formación consiste en un período lateral donde se produce una deserción de bajistas que salen del mercado o cambian de bando, creciendo indirecta o directamente por tanto el peso de los alcistas. Dejamos de ver a la figura técnica como algo irracional, percatándonos de que es simplemente el proceso que gráficamente debe adoptar un cambio en el estatus de las fuerzas del mercado. Esta racionalización reforzará la confianza a la hora de operar, pues dehamos de ver algo “mágico”. El doble suelo no es una aparición.

A la izquierda, un gráfico semanal del BBVA de tres lustros, y con hasta cuatro patrones de tipo doble suelo maravillosos perfectamente confirmados, el segundo de ellos -s1s2- fallido, y un intento de construir ahí mismo un tercero que hubiera convertido el total en cinco de haberse producido ruptura de nivel de línea de cuello. Nunca llegó a existir patrón porque NO! hubo ruptura de la zona clave. El 2012 sí vemos un doble suelo -S1S1- dentro de otro -(S1)(S2)-, ambos confirmados. En el próximo capítulo hablaremos largo y tendido de todo lo que sucedió y no sucedió en cada caso.