Acostúmbrese a esto: ¡No lo sé!

Share Button

ferni

Tengo la suerte de trabajar codo con codo con mi íntimo amigo Isaac de la Peña desde hace unos meses. Desde niño he admirado a Isaac, y siempre presumo de que tengo a mi lado a un exitoso graduado en el MIT. Amigos desde los 6 años, nadie es capaz de llevarme a la lágrima jocosa como él. Y siempre que podemos acudimos a algunos momentos del carácter terrible y a la vez conmovedor del recientemente fallecido Fernando Fernan Gómez.

Isaac no pierde la oportunidad de disfrutar de la vida. Y el otro día vivíamos el día de la marmota juntos para reírnos de lo que ha sucedido en los últimos meses. Aprovechando la ocasión, pasado ya un cierto tiempo y atemperado mi espíritu Isaac me dijo: Cuéntame, ¿cómo vas a enfrentar esta situación tan inesperada para ti?

No lo he meditado todavía, le contesté…

Bueno ya… ¿Pero tienes algo previsto?

¡No lo sé!

Venga, cuéntame… ¿Cómo piensas operar?

 ¡No lo sé!

¿Y el Nasdaq, piensas que te lo pondrá más difícil en este año de dificultades?

 ¡No lo sé!

No sé si te das cuenta de que no tienes tiempo de darte cuenta de que no has sufrido la crisis de los 40 porque no has tenido tiempo de pensar en ella con las jugadas que has tenido que enfrentar… ¿La has aplazado hasta los 50?

Pero Carlos, ahora trabajamos con selección algorítimica, incorporamos fundamentales, cómo ves a Ágora dentro de unos años… ¡No me negarás que tienes el mejor equipo de tu vida!

Ciertamente pero respecto a Ágora… ¡No lo sé!

Pero en el fondo estás contento con lo sucedido verdad, ¿Verdad?

¡Siempre! ¡Yo siempre obraría como lo he hecho porque de otro modo mis padres me habrían fusilado!

Muerto de la risa, provocador él, me dice… ¿A qué viene ese mal genio? No te quería molestar hombre…

Pues me ha molestado caballero. Por favor, ¿me quiere dejar en paz? Es usted muy ingenioso, es usted muy gracioso, vaya, dígaselo a tu mamá, y que le dé dos besos ¡Pero a mi déjeme en paz!

Por suerte, mi gran amigo no siguió apretando diciéndome aquello de que él me admiraba… Este año ha sido durísimo, pero toda catarsis lo es y me sirve para prepararme para lo que viene después del verano. Y va a ser, seguro, simplemente genial.

Al fin y al cabo, si Sócrates, según el Oráculo de Delfos se permitió reconocer que nada sabía como único saber cierto; un servidor, piensa que también puede permitirse de vez en cuando un… ¡No lo sé! Esto blog no va a ser un blog sobre conocimiento, sino sobre aproximaciones. Siéntase cómodo conmigo, sé poco más que usted y sólo porque le he dedicado mucho más de 10.000 horas en estos últimos veinte años.